Innovamos para estar cerca de ti

¿Sientes que asistir o quedar con un psicólogo se te hace un mundo? El seguimiento telefónico puede facilitarte ese primer contacto.


¿Qué necesito para realizar un seguimiento telefónico?

Asistencia individualizada

El seguimiento telefónico está dirigido a personas con dudas acerca de su problema. Puede que aún no sepas exactamente qué ocurre, a lo mejor incluso piensas que lo que te sucede no es tanto como para pedir ayuda, pero te gustaría preguntar y conocer qué opciones podemos ofrecerte. Por ello, desde nuestro centro ofrecemos la posibilidad de charlar contigo utilizando un solo el teléfono. Queremos facilitar un mayor acceso a la Salud Mental, disminuyendo las brechas económicas, de movilidad o estigmatizantes.

Seguimiento semanal

El objetivo del seguimiento telefónico es promover un mayor bienestar psicológico, comprendiendo qué nos sucede y cómo podemos gestionarlo.
En nuestro centro, nos comprometemos a llamarte de forma semanal para evaluar tu bienestar, ofrecer ayuda psicológica y disipar tus dudas y/o miedos. Queremos trabajar conjuntamente contigo para mejorar tu salud y promover el crecimiento personal poniendo a tu disposición y elección nuestros conocimientos, estrategias y herramientas.

Máxima profesionalidad

Somos conscientes de la expansión y el cambio constante de nuestra profesión, la Psicología. Acorde con ello, estamos comprometidos con la investigación y formación actual. Participando en diferentes investigaciones y contribuyendo a un mayor conocimiento científico.
En nuestro centro, solo trabajamos con aquellas técnicas, herramientas y conocimientos basados en la evidencia científica. Con el objetivo de proporcionar la mejor experiencia a nuestros consultantes.

Por suerte, ¡nos encargamos nosotros de todo!

Solo necesitamos que te comprometas con los siguientes puntos:

🔸 Disponer de un teléfono.

🔸 Mantener un entorno adecuado, es decir, un espacio privado para garantizar la confidencialidad, sin distracciones visuales o auditivas.

Si dispones de todo ello, ¡podemos empezar!

Mònica Espinasa Busquets – Doctoralia.es