La magia de soñar

Debemos saber…

Todos los seres vivos, desde las cianobacterias hasta los hongos, generan un compás alrededor del día: el ritmo circadiano. Este es el encargado de organizar -durante las 24 horas del día-los procesos biológicos, químicos, fisiológicos y de comportamiento, procurando una estabilidad y rutina en cada especie (Torres et al., 2013).

El ser humano, también convive con este reloj. Inconscientemente, cuando termina la tarde el cuerpo se enlentece, sentimos el peso en nuestros parpados, empezamos a respirar más profundamente y sentimos la necesidad de descansar. Estos cambios son generados por nuestro cuerpo que nos avisa de que llega la hora de ir a dormir (Carrillo et al., 2013). Es como tener una alarma natural.
Aparentemente, la alarma procurará sonar justo para dormir ocho horas seguidas, ya que son las necesarias para garantizar un buen proceso de descanso.

Ahora bien, ¿qué sucede si no dormimos suficiente?
Dos tercios de los adultos europeos, reconoce no dormir las ocho horas reglamentarias. Por ello, sienten mayor somnolencia, les dificulta la concentración y aumentan el riesgo de sufrir trastornos psicológicos (Solari, 2015).

Intenta recordad la última vez que pudiste levantarte sin el despertador. ¿Cómo fue ese día? ¿Sentías una mayor necesidad de descanso? ¿Estabas más activo? ¿Necesitaste cafeína o teína?
Seguramente, aquel día te sentiste descansado, más activo y si existía algún malestar leve del día anterior, ya no tenía tanta importancia.

Cuando dormimos, nuestro cerebro no descansa del todo: utiliza las horas del sueño para procesar aquellas experiencias y aprendizajes que no son importantes de recordar, a la vez, guarda los que sí lo son. De este modo, aquellas emociones negativas disminuyen su intensidad durante la noche permitiéndonos, al despertar, verlo desde otro punto de vista (Carrillo et al., 2013).

¿Cómo puedo promover una buena higiene del sueño?

🌺​​ Crea un espacio agradable para dormir. Evita el ruido, procura tener una temperatura ideal de 18ºC y una habitación con total oscuridad para disminuir los estímulos distractores (Castillo et al., 2013).

☘️ Realiza una dieta ligera dos horas antes de ir a dormir, así disminuiremos la actividad corporal y podremos relajarnos con mayor facilidad (Solari, 2015).

🌸Establece una rutina para ir a dormir, hazlo siempre a la misma hora. Así, facilitaremos la gestión de nuestro reloj, promoviendo una rutina de calidad (Castillo et al., 2013).

En resumen, el ritmo cardíaco nos ayuda a promover un bienestar físico y psicológico. Si lo ayudamos, estaremos cuidando de nosotros/as.  

Figura 1. Represetación del proceso del sueño

Referencias bibliográficas:
Carrillo-Mora, P., Ramírez-Peris, J., & Magaña-Vázquez, K. (2013). Neurobiología del sueño y su importancia: antología para el estudiante universitario. Revista de la Facultad de Medicina UNAM56(4), 5-15.

Solari, B. (2015). Trastornos del sueño en la adolescencia. Revista Médica Clínica Las Condes26(1), 60-65.

​Torres, J., Cerón, L., Amézquita, C., & López, J. (2013). Ritmo circadiano: el reloj maestro. Alteraciones que comprometen el estado de sueño y vigilia en el área de la salud. Morfolia5(3).