¿Es normal sentir estrés?

El estrés es una respuesta involuntaria de nuestro cuerpo, común en los animales y beneficiosa para la supervivencia.

Mònica Espinasa (2021)

Debemos saber…

Para entender el estrés debemos conocer su función biológica. El cuento del león y la cebra, relatado por Mario Caba, hace referencia a este fenómeno natural y dice así:

“Imaginemos ser una cebra paseando en medio de la sabana. De repente, un león brinca tratando de atraparnos. Nuestra reacción involuntaria e inmediata es saltar, correr, huir de las fauces del león. Pero ¿y si fuésemos el león? Trataríamos de ser hábiles y veloces para atrapar a la cebra y satisfacer nuestra hambre y la de nuestros cachorros”

(Adaptación de Sapolsky, 2008)

Tanto la respuesta de huir, como la de atacar es realizada por la activación del estrés: responsable de aumentar nuestra frecuencia cardíaca para dotarnos de una mayor energía, atención y vigilancia (Dolezal, et al., 2017). En nuestro día a día, encontramos situaciones similares: la tensión muscular previa a una reunión de trabajo, la atención puesta en ese examen, los nervios antes de la decisión final… ¡Y es positivo! Eso nos permite una mayor motivación, esfuerzo y satisfacción.

Ahora bien, cuando convertimos nuestro tiempo en una constante vorágine de tensión muscular, alerta constante por miedo y vigilando cada paso por lo que pueda surgir, sobrecargamos nuestro cuerpo y mente de estrés, adentrándonos a una espiral compleja que conlleva problemas de salud física y mental (Permuy, 2011; APA, 2019). Es ahí, cuando el estrés pasa a convertirse en nuestro enemigo.

¿Qué podemos hacer?

Figura 1. Herramientas para gestionar el estrés.

Según estudios recientes basados en la evidencia tenemos diferentes herramientas para gestionar el estrés y evitar sentirnos presos por él (APA, 2019):

Tomar conciencia y eliminar o reducir los factores estresantes.

Debemos conocer qué nos genera estrés para comprender cuál es el impacto que tiene en nuestras vidas. ¿podemos cambiar la situación, quitarnos responsabilidad, rebajar nuestros estándares/expectativas, pedir ayuda? (APA, 2019).

Cultivar las relaciones sociales.
Cuidar y rodearnos de personas donde la relación sea de igual a igual (50%-50%) nos ayudará a sentirnos escuchados, comprendidos e incluso pueden echarnos una mano (Almagiá, 2004).

Cuidado personal.
Mantener una buena alimentación, higiene del sueño y actividad física (Dolezal, et al., 2017; Mejía, et al., 2017; Ojeda et al., 2018).

Relajarnos.
Incorporar la meditación, estiramientos, masajes o baños calientes a nuestra rutina nos ayudarán a relajar la musculatura (APA, 2019).  

Espacios naturales.
Realizar actividades en espacios verdes puede mejorar nuestro estado anímico (Kondo et al., 2018).

Hobbies.
Mantener nuestros hobbies nos permitirá reír y mejorar nuestro humor, beneficiando así nuestra salud (APA, 2019).

Reestructurar el pensamiento.
Cuidar el lenguaje hacia uno mismo. Establecer expectativas realistas, aceptar no poder controlarlo todo, parar y centrar la atención en otra parte (Hofmann, et al., 2012).

Pedir ayuda.
No hay que esperar al último momento. Los profesionales podemos ayudar a identificar situaciones de estrés y desarrollar un plan de acción para gestionarlo.

Referencias bibliográficas

Almagiá, E. B. (2004). Apoyo social, estrés y salud. Psicología y salud14(2), 237-243.
APA (2019). Healthy ways to handle life’s stressors. Stress. American Psychological Association.
Dolezal, B., Neufeld, E., Boland, D., Martin, J., y Cooper, C. (2017). Interrelationship between Sleep and Exercise: A Systematic Review Advances in preventive medicine.
Hofmann, S., Asnani, A., Vonk, I., Sawyer, A., y Fang, A. (2012). The Efficacy of Cognitive Behavioral Therapy: A Review of Meta-analyses. Cognitive therapy and research36(5), 427–440.
Kondo, M., Fluehr, J., Mckeon, T., y Branas, C. (2018). Urban Green Space and Its Impact on Human Health. International Journal of Environmental Research and Public Health15(3), 445.
Mejía, I., Morales, S., Orellana, P., y Lorenzo, A. (2017). Efecto de las actividades físicas en la disminución del estrés laboral. Revista Cubana de Medicina General Integral33(3), 342-351.
Ojeda Meza, J. y Padilla, E. (2018). Calidad de Sueño y Estrés Académico en Estudiantes Universitarios.
Permuy, M. (2011). Manual de bases biológicas del comportamiento humano. Montevideo: Departamento de Publicaciones, Unidad de Comunicación de la Universidad de la República (UCUR), 612(8).
Permuy, M. (2011). Manual de bases biológicas del comportamiento humano. Montevideo: Departamento de Publicaciones, Unidad de Comunicación de la Universidad de la República (UCUR), 612(8).
Sapolsky, R. (2008). ¿Por qué las cebras no tienen úlcera?. La guía del estrés. Madrid: Alianza editorial.